martes, 12 de octubre de 2010

Rumi Formichino

Seguimos descubriendo la historia de las "otras" escuters. Esas que no son ni Vespas, ni Lambrettas, pero que harían las delicias de cualquier aficionado al verla en su plaza de garaje. Hoy le toca el turno a la italiana Rumi.


Las historia de Rumi comienza ligada a la fabricación de maquinaria para la industria textil. Actividad que continua hasta el estallido de la segunda guerra mundial con el consiguiente giro bélico de la producción. Se dedican entonces a fabricar mini-submarinos y  torpedos. En el año 1950, con la guerra ya terminada 5 años atrás, los responsables de la empresa deciden comenzar la fabrización de "motos ligeras", aprovechando la factoría de motores bicilíndricos de 125 cc que ya tenían en funcionamiento para equipar los torpedos que fabricaban.


Donino Rumi, que era además de empresario, escultor y pintor, fabrica la escuter en torno al motor, este hecho parece forzar un diseño futurista para la época, a saber, Carenado "integral", caja de resonancia "sorda" y  talla baja. Además el motor bicilíndrico ¿de torpedo? tenía un sonido muy particular haciendo que la "pequeña hormiga" como se la conocía, tuviera fama de ser un pequeño misil.


En el año 52, en plena popularidad de los scooters, Rumi lanza su Squirrel, una pequeña escuter de acero, con tres marchas y ruedas de 14 pulgadas. Postertiores modelos ya contaron con 4 marchas y encendido eléctrico, hasta llegar en el año 54 al lanzamiento de su más famoso modelo, la Rumi Formichino, los planes de la compañía eran los de competir diréctamente con los gigantes, Piaggio e Innocenti, cosa que pese a su popularidad inicial no consiguieron.


Hoy en día las historias más o menos verosímiles sobre la Rumi, siguen circulando. Que si fué un regalo de la Alemania Nazi a Mussolini, que si los motores eran los de los torpedos  y las motos eran un auténtico misil..... en fin, esto último es fácilmente comprobable y lo cierto es que la velocidad punta de estas escuters era de 74 Km/h, claro que ir a 74 km/h. con esa mini-moto, por carreteras en muchos casos  impracticables y con su sonido "Bicilíndrico" posíblemente era una sensación parecida a la de ir en kart....no corren un pijo pero nos creemos F. Alonso cuando montamos....


Sea como sea se trata de otra joya a engrosar las listas de escuters que ayudaron a Europa a salir de la miseria y que ahora gracias a chalados como nosotros (unos más que otros;-)) siguen circulando y luciendo en concentraciones escuteristas de medio mundo (para envidia del otro medio).






4 comentarios:

  1. interesante repor. Alguna he visto en fotos sobre todo de paises latinoamericanos, pero nunca me había parado a investigar sobre ellas.

    ResponderEliminar
  2. así da gusto!, joder que maravilla, la verdad es que me gusta y mucho, me parece una obra de arte,felicidades por la entrada

    ResponderEliminar
  3. Gracias Nacho.

    ResponderEliminar
  4. Una alegría ver que en España se habla de este precioso scooter. Aquí podeis ver fotos de mi Formichino de 1958. Actualmente en Cádiz.

    http://www.formichino.com/pictures1.html

    En el apartado "My other motorbikes" podeis ver mi otra Moto Rumi.

    Saludos,
    Hugo

    ResponderEliminar

gRaciAs pOr OpInAr